El acuerdo social para la igualdad y la erradicación de la pobreza implica una reforma política y moral que facilite la recuperación de la confianza colectiva en nuestro potencial de desarrollo, supere la corrupción y la impunidad, consiga la seguridad humana y propicie la cohesión social.