La aparición cada vez más frecuente de fenómenos meteorológicos extremos, el comportamiento irregular que presenta el clima y las temperaturas extremas a las que nos enfrentamos a últimas fechas, son producto de la gran concentración en la atmósfera de Gases Efecto Invernadero (GEI), que provienen de la generación de energía, el uso de vehículos motorizados y la actividad industrial, y son los responsables del cambio climático, el cual pone en riesgo la salud humana, la biodiversidad, la seguridad alimentaria y energética, así como el acceso al agua, entre muchos otros factores.

En los últimos años han surgido diversas iniciativas a nivel local y mundial para contrarrestar los efectos producidos por el cambio climático. Una de estas iniciativas es la que se conoce con el nombre de La Hora del Planeta, que es un movimiento ambiental que inició en el 2007 en Sidney, Australia, promovido el World Wide Fund of Nature (WWF) y que se celebra cada año el último sábado de marzo con el objetivo de apagar las luces durante una hora para demostrar que acciones individuales en conjunto son muy eficaces para combatir el cambio climático y aunque apenas se van a cumplir diez años de su fundación, se ha convertido en una de las mayores iniciativas a nivel mundial que se realizan en defensa del ambiente. El mensaje que este año promueve este movimiento ambiental es “En esta Hora del Planeta, ilumina al mundo con una Acción Climática”.

Si deseas participar este año en La Hora del Planeta, la formar es muy sencilla, el próximo sábado 25 de marzo de 8:30 a 9:30 pm (hora local) debes apagar equipos, luces, motores y todo consumo no esencial de energía, lo que permitirá evitar la generación de una gran cantidad de GEI a la atmósfera. Si lo deseas, puedes promover este evento a través de redes sociales utilizando el #ActuaPorElClima, para lograr que más miembros de las sociedad puedan sumarse a este gran movimiento.

La realización de este tipo de acciones tienen como objetivo promover un mensaje de  responsabilidad social y ambiental de quienes participan; pero es importante reconocer que podemos ir más allá de los 60 minutos que plantea la Hora del Planeta, al incluir en nuestra vida diaria mejores prácticas de consumo y ambientales que contribuyan a lo largo de todo el año a mitigar los efectos causados por el cambio climático y nos permita llevar a cabo la construcción de un mundo más sustentable.