Apreciados compañeros universitarios, reciban un afectuoso saludo y nuestro mejor deseo para que el año 2015 este lleno de bienestar y felicidad.

Con el fin de que en este año podamos acelerar el paso para convertirnos en una universidad más sustentable, les proponemos tres acciones para practicar y promover entre nuestros compañeros y estudiantes, cuya realización contribuirá directamente a la sustentabilidad de nuestra institución y nos dará identidad como un grupo de trabajo más consciente del cuidado del medio ambiente y del desarrollo económico y social de nuestra región.

No imprimir documentos que se puedan manejar de manera electrónica: el consumo de papel está directamente relacionado con la tala de árboles, aún y cuando disponemos de papel reciclado, en muchos de los casos el material reciclado sólo corresponde a un porcentaje del total del material. Por cada tonelada de papel que no sea utilizado y por lo tanto no se genere como un residuo, evitaremos la tala de 19 árboles y ahorraremos el gasto de 30,000 litros de agua en su proceso de producción.

Cuidar tu salud: con relación al desarrollo sustentable de la sociedad, la Organización Mundial de la Salud (OMS) plantea “La insistencia en que la gente debe hacerse responsable de su propia salud como un aspecto importante del desarrollo individual y colectivo. Con alta frecuencia se considera que un sistema eficaz de atención primaria es un servicio más eficiente, humano y útil; facilita un producto, la salud, que en realidad la gente debería alcanzar por sí misma. En lo posible la salud nunca debe “darse” o “facilitarse” a la población. Por el contrario, se debe ayudar a la gente a participar consciente y activamente en el logro y la promoción de su propia salud”.

Cuidar tu alimentación y tu peso corporal, hacer ejercicio y protegerte de las inclemencias del clima, son acciones socialmente sustentables que darán como resultado una sociedad más sana y productiva.

Consumir productos preferentemente producidos o fabricados en Nuevo León o en México: se entiende por desarrollo sustentable un crecimiento económico basado en la erradicación de la pobreza y aumento de la calidad de vida de la sociedad, respeto al medio ambiente y competitividad de las empresas. Para alcanzar este modelo se propone que de forma voluntaria las empresas desarrollen una estrategia de responsabilidad social y actúen en alianza con sus socios. Al consumir productos fabricados o producidos en nuestra región o país estaremos fomentando la conservación de los empleos y la generación de nuevos, lo cual acarrea una derrama económica que asegurará el nivel de bienestar social de los individuos que la conformamos, teniendo esto como condición la no afectación del entorno ambiental.

El concepto de sustentabilidad planteado en la Declaración de Río de 1992, incluyó tres objetivos básicos a cumplir:

  • Ecológicos. Que representan el estado natural (físico) de los ecosistemas, los que no deben ser degradados sino mantener sus características principales, las cuales son esenciales para su supervivencia a largo plazo.
  • Económicos. Debe promoverse una economía productiva auxiliada por el know-how de la infraestructura moderna, la que debe proporcionar los ingresos suficientes para garantizar la continuidad en el manejo sustentabilidad de los recursos.
  • Sociales. Los beneficios y costos deben distribuirse equitativamente entre los distintos grupos sociales.